Las Escapadas de Héctor Urrego: Tour de Francia, 30 años después: Nairo Quintana sigue escribiendo la historia colombiana

Imprimir

10 Julio 2013

View Comments

Las Escapadas del Profe UrregoLas Escapadas del Profe Urrego

El Tour de Francia 2013 está ya corriendo su segunda de las tres semanas de que consta y se dirige por el norte del hexágono buscando el sur pero por la parte central para llegar hasta Aviñón, al pie del famoso, temido y temible Mont Ventoux a donde llegará el próximo domingo, antes de emprender el viaje hacia los Alpes y finalmente a París, punto final de la edición 100 de la carrera más importante del mundo ciclístico.

Hasta hoy, la prueba ha respondido a las expectativas que se crearon en torno a ella, en cuanto a los nombres destinados a disputarla, con el británico Chris Froome respondiendo abiertamente en su condición de primer retador en un esquina, Alberto Contador en la otra y un árbitro que se llama Alejandro Valverde, con algunos otros protagonistas como Joaquim ‘Purito’ Rodríguez intentando también subir al ring , queriendo evitar que lo hagan los representantes de una nueva generación que brilla con luz propia bajo los reflectores del Tour: los holandeses Bauke Mollema y Laurens Ten Dam y el colombiano Nairo Quintana.

En el caso de los holandeses, uno de 27 años de edad (Mollema) con resultados notables y el otro de 33 con vasta trayectoria pero sin gran notoriedad -hasta ahora-, se trata de la ratificación de un proceso iniciado con el equipo de su país, el desaparecido Rabobank (hoy Belkin) y en lo referente a la estrella colombiana que no se cansa de seguir impresionando a público y periodistas, se trata de la continuidad y permanencia en la historia del Tour, por parte de un ciclismo que como el colombiano, es fuente inagotable de talentos para la práctica de este deporte.

Quintana, en un Tour histórico por tratarse de la edición número 100, esta re-escribiendo la historia y andando el camino transitado por Cochise Rodríguez en 1975 y por Patrocinio Jiménez y sus compañeros hace 30 años cuando precisamente ‘Patro’ en su primer Tour ganaba el premio de montaña más importante del Tour 1983 (El Tourmalet ) mientras que Nairo hace pocos días ganaba igualmente esa distinción, pasando primero por el Pailheres, el más importante de este Tour 100, dedicado al fundador de esta prueba, Henri Desgrange. El formidable pedalista boyacense apenas está en su segunda temporada en Europa, corre su primer Tour de Francia pero su talento y condición le ha permitido descollar rápidamente hasta situarse como uno de los más grandes y admirados protagonistas del Tour 2013.

30 años después, Nairo Quintana está honrando la historia escrita por muchachos nacidos en Colombia, la mayoría de extracción humilde como él mismo y que ha servido precisamente como base para construir ese historial rico en protagonismo y resultados, con Luis Herrera, Fabio Parra, Álvaro Mejía, Santiago Botero, Mauricio Soler, Rigoberto Urán y tantos otros que han contribuido a que el nombre de la Colombia ciclística sea cada vez respetado y apreciado.

Independientemente de lo que puede suceder desde hoy hasta París, no cabe duda alguna en cuanto a la llegada de Nairo Quintana a un punto tan alto como el de las demás estrellas del Tour y nadie discute ni su posición en el equipo al que pertenece (Movistar Team), así como su posición en el casillero general (séptimo y camiseta del mejor joven), además de otros brillantes resultados en las demás carreras que le han tenido como participante.

Muchas cosas más están por suceder en la carrera deportiva de Quintana, tanto en el Tour, como en lo que resta del año y el futuro brillante que le aguarda, para seguir demostrando junto a Carlos Betancur, Sergio Luis Henao, Rigoberto Urán, Fabio Duarte, etc, etc, el potencial del ciclismo colombiano que pocos llegaron a imaginar que existía.

Otros grandes nombres como el de Roman Kreuziger y Rui Costa, están condenados a servir de apoyo a sus jefes de filas Contador (Saxo Bank-Tinkoff) y Alejandro Valverde (Movistar Team), mientras los demás anunciados en el cartel parecen destinados a permanecer en el Ring Side por si alguno de los peleadores principales se va a la lona, o mejor, al asfalto: Andy Schleck – en el camino de la resurrección-, Cadel Evans, Robert Gesink, Richie Porte, Ryder Hesjedal, entre los más connotados, que parecen haber perdido cualquier opción por el podio y lucharían en lo que resta, por acercarse al top 10 que habitualmente visitan.

De este modo, avanza un Tour todavía apasionante e indescifrable, así la condición y rendimiento del líder Froome hagan pensar en que por primera vez un keniata ganaría el Tour, como ya lo hizo un norteamericano o un australiano. Muchas cosas están aún por suceder, a despecho de la primera CRI del Tour pero será finalmente la montaña, el juez inapelable en Mont Ventoux y en el Alpe de Huez, el que dicte la verdadera sentencia y es allí donde nuestro juvenil campeón de apenas 23 años, se propone seguramente escribir su propia historia…


blog comments powered by Disqus
back to top